CARGANDO

Escribe para buscar

Cultura y Folclor Juglares

La grandeza universal de nuestros Juglares: Cuanto más conocemos de la Vida de nuestros Juglares; es cuando más nos damos cuenta de la falta que nos hacen.

Rafael abril 2, 2018
Share

Póker de Ases; arriba El Viejo Emiliano Zuleta Baquero y Leandro Díaz Duarte dos Juglares de mucha alcurnia en el Folclor Vallenato. Y en la parte inferior se agrega la presencia del gran “Toño” Salas, una tripleta de repentistas sin igual.

Que era un Juglar?

Aquel personaje que ejercía la profesión empírica de la literatura en la Edad Media,  dedicándose a entretener al Pueblo, cantando, danzando, recitando obras de asuntos e interés general, transmitiendo hechos fundamentados en mitos y leyendas, vida y obra de santos, canciones populares,  refiriendo cuentos llenos de gracia y precisión fantástica a cambio de una paga, un reconocimiento o el trueque de favores para la subsistencia.

 

El Ejercicio juglaresco era reconocido para hombres y mujeres, muchas de ellas se fueron integrando al oficio. Fue descrito de diferentes modos, acorde a la época y forma como se desempeñara el personaje. Este término englobaba varios significados; saltimbanquis, mimos, lanza cuchillos, equilibristas, contorsionistas y domadores y la figura que más importa para este trabajo que es la de, “El Juglar-Cantor” un virtuoso del arte que viajaba, que deambulaba con el fin de dar a conocer el producto de su inspiración a través de la poesía, el canto, la declamación y la música instrumental.

Una interactuación generacional que trasmite saberes

La función del juglar tenía sus pros y sus contras.  Así, un moralista podría censurar su ejercicio, otros menos drásticos lo admitían como un trabajo digno, los legisladores, lo consideraron un oficio infame. El estatus social del juglar se determinaba de acuerdo al lugar donde  ejerciera su profesión. Algunos se vinculaban a los castillos y altas cortes del Reino y otros se confundían con el común de las gentes.

Los juglares tomaban a veces un nombre de oficio distinto del de pila y procuraban que fuera sonoro y significativo por eso no es raro escuchar bajo el cielo de Valledupar epítetos como estos; Alejo Durán, “El Negro Grande”, Jorge Oñate, “El Jilguero de América” o “El Ruiseñor del Cesar”, Alfonso Zuleta, “El Pulmón de Oro”, Luis Enrique Martínez, “El Pollo” Vallenato e Iván Villazón,“La Voz Tenor”, Alfredo Gutierrez,”El Rebelde del Acordeón”. 

 

Calixto Noriega un Juglar que inicio la senda folclorica en el Vallenato de antaño dando a conocer los Cantos de Escalona en el pueblo de la Paz.

Retomando el hilo mágico que describe la pluma de Gabriel García Márquez en su inmensa obra literaria “un juglar del río cesar no canta porque si, ni cuando le viene en gana, sino cuando siente el apremio de hacerlo después de haber sido estimulado por un hecho real. Exactamente como el verdadero poeta. Exactamente como los juglares de la mejor estirpe medieval”.

 

Después de observar y escuchar la  disertación a cuatro manos y a dos voces que hicieron los  juglares  cronistas, Gossaín y Samper, ante conceptos tan autorizados que profundizan el conocimiento de las características de los primigenios juglares, españoles, musulmanes, hebreos y provenzales toca emprender la ardua labor de reubicar a esos canta autores nativos, en el sitial que les corresponde acorde al legado que dejaron después del periplo folclórico que han cumplido en el trajín juglaresco, a fin de identificar parecidos entre aquellos y nuestros cantadores o poetas populares, entonces se empieza a desempolvar el baúl de los recuerdos   para valorar cual ha sido el aporte y el estilo en el que se ha desempeñado cada uno de nuestros rapsodas.  A parte de los que fueron exaltados por los señores académicos en la ceremonia solemne de admisión, donde estoy seguro que se quedaron cortos para no abusar del tiempo y de la paciencia de los presentes.

Lorenzo Miguel Morales Herrera (n. Guacoche, Magdalena Grande el 19 de junio de 1914 – f. Valledupar, Cesar el 26 de agosto de 2011; “Moralito”, considerado una leyenda del verso repentista por aquello de la piquería sostenida con Emiliano Zuleta Baquero, el autor glorioso de la “Gota Fría”.

Rafael

Periodista e Historiador, Cesarence, nacido en el Municipio de Agustín Codazzi, Cesar, en 1949.Lugar en el que desde su época de estudiante se entrego a la investigación periodística y al mundo de las letras. Se conocen como sus obras importantes, “El Maestro” Bendeck, biografía del jurista Villanuevero Esteban Bendeck Olivella, El Régimen de Bancadas, libro que revela aspectos de la institucionalidad Colombiana y los Partidos Políticos. En materia Folclórica, son sus obras más importantes; Vallenatos Inmortales-2 tomos-Por la recuperación del Patrimonio Histórico Inmaterial de los Juglares Vallenatos en el Caribe Colombiano. Calixto Ochoa; El Rey de la Picaresca Cotidiana, Vida y obra de III Rey Vallenato y recientemente fue publicado el libro;”El Pollo” López, El Cronista de Macondo, documento puesto en circulación por la Gobernación del Departamento del Cesar en conmemoración del Centenario del Natalicio del Ex presidente Alfonso López Michelsen.1913-2013

  • 1

1 Comments

  1. Jairo Tapia Tietjen abril 10, 2018

    OK, it’s a great contribution to our folklore, Rafa; going and take down the greatnest.
    Affmo. Jairo Tapia Tietjen – http://www.elmuellecaribe.co

    Responder

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *