CARGANDO

Escribe para buscar

Cultura y Folclor Historia Caribe Juglares

En Regióncaribe.com Estamos en el 51º. Festival Vallenato-26-30 de Abril-2018 Informe Especial

Rafael abril 8, 2018
Share

-Documento de Consulta-

Por tratarse de un tema de relevante importancia  y por considerar que su contenido es de incumbencia para los tratadistas de la Jurisprudencia Nacional, inquietos por escudriñar los alcances de la obra del Maestro Rafael Escalona, en algunos de los prolegómenos de la ciencia Jurídica del País.

El Maestro Bendeck-Autor; El Periodista y Escritor-Rafael Oñate Rivero.1993.

El Maestro Bendeck Por: Rafael Oñate Rivero

Este hecho aconteció un lunes de carnavales, un veintisiete de febrero, muy diferente a los que han transcurrido en el transitar histórico de nuestros días, ese día se cumplió un aniversario más de la partida del Maestro Esteban Bendeck Olivella, oriundo de Villanueva en el Departamento de la Guajira, grandilocuente jurista de la Universidad Nacional de Colombia, en cuyos claustros y alrededores fue escuchada su oratoria enardecida, fogosa y vibrante, laureada en diferentes estrados de América Latina, donde relució su  timbre de voz dominante y el valor conceptual conspicuo de sus teorías jurídicas al lado de Carlos Holmes Trujillo, Aníbal Martínez Zuleta y Crispín Villazón de Armas, otros tribunos poseedores de las excelsas virtudes que a Bendeck, le distinguían como tratadistas del Derecho.

Hoy, nuevamente, recordamos al Turco Bendeck, como cariñosamente le decían “Poncho” Cotes y Escalona, a ese amigo incondicional de la raigambre provinciana, de sus personajes, de sus manifestaciones y sus costumbres. Al protagonista de trascendentales episodios en la jurisprudencia de la Nación, qué en su deambular académico sin parangones adelantó cursos de especialización en Derecho Penal y Criminología en París y en Roma, la Caput Mundi, bajo la égida de la Escuela Penal Positiva, influenciada por los ecos del legendario prestigio científico del Maestro Enrico Ferri.

Hoy estamos frente a la noble, larga y rica misión cumplida por un hombre que portando el orgullo de ser de estos lados de la tierra se erigió como un experto y erudito creador e intérprete de las leyes y todos sus prolegómenos. En su forma de ser, la mejor definición la hace la periodista Consuelo Araujo Noguera, después de haberlo entrevistado en dos oportunidades para el Diario El Espectador, en su serie de reportajes titulados; “Valores Costeños”…Cuenta, la Cacica… “La dificultad que encontré para hacer estos reportajes, era cada vez que visitaba la oficina del Maestro, nunca pude sentarme en los muebles, siempre atestados de libros.

Esteban, era eso, un devorador de libros. Siempre tenía en sus manos dos o tres libros, subrayados, no por aparentar erudición, sino porque estaba sumido en su lectura. De allí, su gran versatilidad: Orador fogoso, político beligerante, eximio profesor y tratadista de las leyes polémico, con una idoneidad que reposaba sobre su cultura vasta y sólida adquirida en su insomne trabajo intelectual…

Esteban Juan Bendeck Olivella:
Nació en Villanueva (La Guajira), el 17 de octubre de 1927, y murió en Santa Fé de Bogotá, D.C, el 27 de febrero de 1993, hijo de Don Jorge Juan Bendeck Zacarías, Natural de Bethlehem (Belén)-Palestina y Doña Josefa Micaela Olivella Martinez, Natural de El Molino Guajira (Colombia).
• El Maestro Bendeck; fue uno de los rehenes del M-19 en la toma del Palacio de Justicia la noche nefasta del 6 de Noviembre de 1.985.Aqui en el momento de su liberación.

Todo lo logrado y aportado por el Maestro de Maestros, no es materia que quepa en esta columna, por eso al cierre de este corto recorderis solo quiero referirme a una de sus más significativas anécdotas-porque eso era su vida un mundo anecdotico de principio a fin- alusivo al Folclor Vallenato y a sus relaciones con Escalona: “Nos encontrábamos en Valledupar en medio de una de esas parrandas largas y tendidas, en las que se desdibujan el transcurrir de los días y las noches, las fronteras de la vigilia y los sueños. Cuando ya estaba para extinguirse, alguien me pidió que hablara de Rafael Escalona. Yo hacía entonces en todos los bautizos, entierros, matrimonios y cumpleaños, mí estreno como orador veintijuliero, en lo cual solo me superaba, mí entrañable amigo, Crispín Villazón de Armas. Andando el tiempo; me trepé en un taburete y a conciencia cometí una herejía, de la que naturalmente no me arrepiento.

Dije, tengo por Beethoven un sentimiento de admiración sin orillas, el tercer movimiento de la novena sinfonía me atrae y me arrastra con su gemido de dolor, cómo un fenómeno misterioso que quisiera tragarme y luego empujarme al más allá y ello, no obstante repetí ,que no cambiaría a “La Vieja Sara” por la novena sinfonía de Beethoven, ni si me encimaban el tercer movimiento a manera de gabela…Me cargaron a hombros, fue el delirio y la apoteosis, la parranda se prolongó por veinticuatro horas más”.(El Maestro Bendeck; oferente en el Homenaje Nacional, tributado por la Universidad Libre al Maestro Rafael Escalona-Estudio Jurídico Probatorio de la Custodia de Badillo-.


Estudio jurídico probatorio de la custodia de Badillo

“La custodia de Badillo es una página antológica de derecho probatorio, en la cual Rafael Escalona juega con la figura del indicio y además hace una radiografía de lo que es la justicia cuando se trata de impartirla a los de “cuello blanco” o personas influyentes y de paso se refiere a una figura delictiva muy de moda hoy aunque no está consagrada en el actual Código Penal que se podría denominar “prevaricato por miedo.”

Análisis histórico

He aquí la historia.

…. necesariamente lo que diga de Rafael Escalona, de los hechos de su infancia, de su adolescencia, de su juventud y de su madurez, en cierto modo es como si fuesen míos, por la sencilla razón de la amistad, compañerismo y camaradería que siempre nos ha unido fraternalmente….

Todos los años para la fiesta de San Antonio, Gregorio al llegar el cura para celebrar la misa le hacía entrega de los vasos sagrados que durante todo el año metía en un baúl de esos que utilizaban los piratas y que cerraba con un candado de dos libras y media y argollas hechas de alambre de púa. Gregorio, había realizado eso desde hacía mucho tiempo y nadie ponía en duda no sólo su fervor por San Antonio, sino su honradez a toda prueba. Esta vez el cura hizo exactamente, lo que habían hecho él y sus antecesores durante muchos años, que era devolver los vasos sagrados que Gregorio procedía a introducir en el baúl, pero en esta ocasión el depositario notó algo extraño al acariciar y sopesar con sus manos callosas la “custodia” y que de inmediato se dio cuenta que era otra y así se lo hizo conocer al pueblo, que al enterarse de lo sucedido montó en santa ira y expresó colectivamente su protesta con indignación. Los ciudadanos prestantes del pueblo se fueron a Valledupar para sentar su protesta ante en señor obispo, porque el inspector como que tuvo miedo en este caso para proceder. Al mismo tiempo le expusieron sus razones y le pidieron que tomara las medidas para que la custodia original fuera devuelta, el prelado como respuesta los amenazó con la excomunión con lo que consideró que era una calumnia o imputación directa de un delito, en este caso el de hurto, que el pueblo atribuía al cura español.

La historia de lo sucedido entre los pobladores de Badillo y el señor obispo, llegó con pelo y señales a los oídos de Escalona y él ni corto ni perezoso pasó a plasmarlo a su canto.

Elemento probatorio:

Pasemos a ver cuáles son los elementos probatorios que existentes en “La custodia de Badillo”.

Tenemos el primer lugar, los indicios: la original, es decir, lo que fue objeto de sustracción, tenía unas cualidades específicas “era linda, muy grande y pesada” y ahora- la quieren cambiar por otra “liviana”. Nótese de paso que aquí está el dolo con su elemento volitivo “la quieren cambiar”, tenemos el aspecto subjetivo reato, el pueblo de Badillo presentó “sus pruebas”.

Primer indicio: No tiene el mismo tamaño.

Segundo indicio: No pesa lo mismo.

Tercer indicio: No tiene el mismo color.

Rafael Calixto Escalona Martinez; conocido como “El Maestro” Escalona- Patillal, Cesar, 27 de mayo de 1927. – Bogotá, 13 de mayo de 2009.”Fue el séptimo de nueve hermanos del hogar conformado por Clemente Escalona Labarces, coronel de la guerra de los Mil días, y Margarita Martínez Celedón.

De estas tres premisas concluye Escalona en su canto, a la manera escolástica; con la salvedad de que prescinde del ergo “entonces no es ella” ya con lo anterior “todo el mundo sabe quiénes pueden ser”, la autoría del crimen ya está localizada, pero es en la estrofa del coro cuando por exclusión queda identificada hasta la nacionalidad de la persona que perpetró el delito:

Coro:

Seguramente que no fui yo
Ni Alfonso López
Ni Pedro Castro
Ahora no fue Enrique Maya
Quien se la robó
Ahora no podrán decir
Que fue un vallenato.


Téngase en cuenta que, a diferencia de lo que sucede en el interior del país, el adverbio seguramente, no significa posiblemente, sino con toda seguridad. Después ya no cabe ningún equívoco en cuanto a la autoría y el pueblo de Badillo llega a la certeza judicial “este robo de los curas se quedó enterrao.”

Antes de seguir adelante, obsérvese la discriminación de la justicia “al pobre Enrique Maya, lo pusieron preso, solo porque a San Antonio lo tomó prestado”. En cambio, al otro, cuyo nombre por misericordia y que Dios lo tenga en su gloria, quien se apropió del gobierno ajeno, de gran valor afectivo, de gran cuantía y de extraordinaria significación, a él o le pasó nada.

El Maestro Escalona presidiendo el acto académico en la Universidad Libre de Colombia. Septiembre de 1988.Toba Zuleta, Freddy Sahahud y Cesar Ahumada integraban el Conjunto Vallenato.

La prueba que acumula Escalona, y que él analiza como experto juez, es abrumadora porque ya no cabe ninguna duda, el delito llegó a su consumación, “se la llevaron, se la llevaron, ya se perdió… y se sabe con certeza que en poder de quién está, “la tiene un ratero honrado” y se sabe quién fue el que la sustrajo “lo que ocurre es que un ratero honrado se la robó”, lo demás es labor de la policía judicial, y como esa no funciona en este país; pues que se arrogue su función en nombre del pueblo, a “Colás” Guerra, para que cuando advenga la fiesta, que  “ abra bien los ojos y se ponga a vigilar, en la seguridad que dará con el autor y

le bastará con plantarse con una “cuarenta y cinco” en la puerta de la iglesia, para que a “ninguno con sotana, lo dejen pasar” y “al terminar la misa que se pongan del cura pa’bajo a requisar…” ¿Se dan cuenta, señores magistrados, juristas y compañeros estudiantes de Derecho, de la tremenda lección de derecho probatorio que no da Rafael Escalona?

Rafael Escalona: la leyenda y el mito

Este título encabeza las siguientes palabras que en medio de una parranda en Villanueva escribí el 2 de enero de 1988 en referencia con el maestro. “Cuando joven, un espectáculo emocionante para mí, eran las cometas de Andrés Espejo, tan grande que cuando las echábamos a volar nos arrastraban a todos. Con Escalona sucede algo igual que con las cometas de Andrés, si nos descuidamos nos arrastrará a todos y se nos escapará sorpresivamente hacia el firmamento de la leyenda.

 A Rafael Escalona, hay que volverlo humano y ponerle la fuerza de gravedad de “la vieja Sara” de lo contrario se nos convierte en un mito.”

[/vc_row]

I am text block. Click edit button to change this text.

“Letra del tema Custodia de Badillo”

[/vc_row]

I am text block. Click edit button to change this text.

[/vc_row]

I am text block. Click edit button to change this text.

[/ vc_column] [/ vc_row]

Rafael

Periodista e Historiador, Cesarence, nacido en el Municipio de Agustín Codazzi, Cesar, en 1949.Lugar en el que desde su época de estudiante se entrego a la investigación periodística y al mundo de las letras. Se conocen como sus obras importantes, “El Maestro” Bendeck, biografía del jurista Villanuevero Esteban Bendeck Olivella, El Régimen de Bancadas, libro que revela aspectos de la institucionalidad Colombiana y los Partidos Políticos. En materia Folclórica, son sus obras más importantes; Vallenatos Inmortales-2 tomos-Por la recuperación del Patrimonio Histórico Inmaterial de los Juglares Vallenatos en el Caribe Colombiano. Calixto Ochoa; El Rey de la Picaresca Cotidiana, Vida y obra de III Rey Vallenato y recientemente fue publicado el libro;”El Pollo” López, El Cronista de Macondo, documento puesto en circulación por la Gobernación del Departamento del Cesar en conmemoración del Centenario del Natalicio del Ex presidente Alfonso López Michelsen.1913-2013

  • 1

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *