CARGANDO

Escribe para buscar

Gente Caribe

Preguntas y Respuestas; Con Daniel Samper Pizano

Rafael enero 6, 2012
Share

ImagePor considerarlo de mucha importancia para la historia del Folclor Vallenato, Región Caribe ha rescatado esta serie de Preguntas y Respuestas, extractadas de un reportaje que el Periodista, Daniel Samper Pizano, concedió a la Revista Aguaita, del Observatorio del Caribe Colombiano, tratando un tema que le apasiona: El Vallenato

A: A usted, que es un hombre de antologías, se le puede hacer esta pregunta de cajón: dígame cinco compositores de música de acordeón. Los mejores, según usted.

DS: Me quedan más fácil 5 compositores que 100 vallenatos. Diría Escalona, Leandro Díaz, Alejo Durán, Adolfo Pacheco. Estos son nombres obvios que cualquiera señalaría. El último puesto sería para Calixto Ochoa o Julio Herazo, autor de una obra menos prolífica, pero de gran riqueza melódica. La cantidad de música que hay en un canto de Julio Herazo es una cosa impresionante.

ImageA: ¿Le parece que la obra de Leandro Díaz crecerá en valoración en el futuro?

DS: Sin duda, Leandro es un compositor histórico. Podemos decir que él es Beethoven, y que Escalona es Bach y seguramente Adolfo Pacheco es Mozart. Leandro es uno de los grandes de toda la vida. Poco a poco, su música se ha dado a conocer, y cuando baje un poco la hojarasca comercial horrible, cuando baje la influencia de los esperpentos, se verá con mayor claridad la belleza de los cantos de Leandro. Es un creador inenarrable, un compositor de cosas absolutamente clásicas. Puedo decir que dentro de 400 años se seguirán oyendo, aunque ninguno de nosotros estará ahí para cobrar la apuesta.

A: ¿Dónde quedaría Emiliano Zuleta?

DS: Es decir, puesto a escoger cinco, escogería los cinco que dije. Lo cual no quiere decir que no tenga el más grande respeto por Emiliano. La gota fría es una obra maravillosa, y una de mis preferidas, con la que me ocurre algo: me atrae su picardía de canción de desafío, lo que forma parte, hace 800 años, de las justas medievales de trovadores. Y al oyente le gusta ese súbito cambio que hace Emiliano a un tono menor totalmente inusual en el Valle de Upar. Sorprende ese cambio cuando sólo se conoce la música del Valle de Upar y entonces ese tono menor desconcierta, pues parece de una originalidad fantástica: en esa música lo es, pero cuando uno conoce la música sabanera se da cuenta enseguida de que está impregnada de todos esos tonos menores. El mochuelo posee unos tonos menores fantásticos. En ese sentido, La gota fría deja de tener esa importancia granítica como obra única de ese estilo;  obra única allá, pero no en toda la música de acordeón. Lo que pasa es que toca cruzar el río pa’cá.

ImageA: Hablemos de intérpretes

DS: En general, “Colacho” Mendoza, que tocaba cualquier vaina y era un tipo muy abierto a la música, siendo un vallenato raizal y uno de los obeliscos del vallenato de Valledupar. Nunca tuvo ese problema académico, y pasó por encima de todo eso.
Valoro la versatilidad de “El Cocha” Molina. Ahora, si uno quiere un acordeón barroco, debe ir a Juancho Rois: puede pasar tres días haciendo arabescos. Un loco del acordeón con una infinita capacidad de improvisación.
Sigo con Andrés Landeros tocando música de Adolfo Pacheco. Aclaro que a mí personalmente no me gusta Landeros como compositor, reconozco que tiene un par de cumbias muy buenas y ningún vallenato que me despeine, pero Landeros captaba, como nadie, la nota de Adolfo Pacheco, que es un compositor soberbio. Y tal vez sin ser un virtuoso del acordeón, Alejo Durán, la hondura de su nota, sobre todo en los sones. Pero hay muchos otros que me gustan, Alvarito Meza, Ismael Rudas, Toño Salas.

A: ¿Dónde quedó Luis Enrique Martínez?
DS: Caramba, póngame a Luis Enrique Martínez, por favor. Serían como ocho. Tuve el privilegio de verlo tocar. Fue fundamental en la historia del vallenato. Fijó una serie de pautas que ahora todos siguen sin darse cuenta.

Rafael

Periodista e Historiador, Cesarence, nacido en el Municipio de Agustín Codazzi, Cesar, en 1949.Lugar en el que desde su época de estudiante se entrego a la investigación periodística y al mundo de las letras. Se conocen como sus obras importantes, “El Maestro” Bendeck, biografía del jurista Villanuevero Esteban Bendeck Olivella, El Régimen de Bancadas, libro que revela aspectos de la institucionalidad Colombiana y los Partidos Políticos. En materia Folclórica, son sus obras más importantes; Vallenatos Inmortales-2 tomos-Por la recuperación del Patrimonio Histórico Inmaterial de los Juglares Vallenatos en el Caribe Colombiano. Calixto Ochoa; El Rey de la Picaresca Cotidiana, Vida y obra de III Rey Vallenato y recientemente fue publicado el libro;”El Pollo” López, El Cronista de Macondo, documento puesto en circulación por la Gobernación del Departamento del Cesar en conmemoración del Centenario del Natalicio del Ex presidente Alfonso López Michelsen.1913-2013

  • 1

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *